Entendiendo la bioconstrucción

Entendiendo la bioconstrucción

La industria de la construcción de hoy en día demanda nuevos métodos de construcción sostenibles y que respeten el medio ambiente. Podemos decir que, tras años y años de desarrollo, ahora es el mejor momento para construir de manera eficiente y con ‘técnicas verdes que respetan la madre naturaleza’, pero antes pasaremos a explicar en esta entrada qué significa realmente la bioconstrucción, y qué entendemos por ello.

Significado de los términos

Se habla mucho de la construcción sostenible últimamente, pero ¿qué significa exactamente?, ¿es realmente beneficioso para el medio ambiente o solo son nomenclaturas para intentar limpiar nuestra conciencia con la madre naturaleza?

La construcción sostenible implica una gran variedad de factores, y es aquí donde radica uno de sus mayores beneficios a la hora de construir: se pueden personalizar para satisfacer las exigencias del cliente que quiere ser respetuoso con el planeta donde vive.

Este método de construcción quiere decir que se han tomado las medidas oportunas para intentar afectar lo menos posible al medio ambiente, reduciendo el impacto de la huella de carbono y empleando materiales que no agotan los recursos naturales. Las ventajas también son patentes en el ámbito socieconómico.

Para resumirlo de forma clara: la construcción sostenible es toda aquella que haga uso de técnicas cuya misión es no dañar el medio ambiente.

Es necesario aclarar algunas cuestiones, y por ello vamos a desmentir una serie de mitos acerca de estas técnicas:

  • Su proyecto no va a demorar más tiempo por el simple hecho de usar este sistema.
  • No necesariamente tiene que ser más caro.
  • Podrá cumplir todas sus exigencias, no hay más limitaciones per se.
  • Su edificio podrá ser tan avanzado tecnológicamente como sus requerimientos le impongan.

Métodos de construcción

Se disponen a día de hoy de multitud de formas de aplicar esta filosofía en la praxis. Una de las más efectivas es sustituir los combustibles fósiles por energía eólica y/o solar. Las nuevas tecnologías ahora permiten la construcción de paneles solares de forma mucho más económica, lo que a su vez hace que la energía solar sea mucho más accesible.

Por otra parte, también podemos optar por el uso de materiales reciclados, bambú que crece muy fácilmente en lugar de talar indiscriminadamente árboles, además del uso de tragaluces para captar más luz natural y reducir la necesidad de energía eléctrica.

El uso de estas técnicas no solo repercute a nivel medioambiental, sino que también le ayudará a ahorrar dinero en su proyecto y a tener la determinación de que está colaborando con una buena causa.

Cada día son más personas las que se suman al uso de la bioconstrucción y con ello estamos colaborando en que nuestros hijos puedan heredar un lugar donde convivir más limpio y saludable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *